¿Cuánta destrucción quieres, más o menos 10%?
La Corte Suprema fija fecha para la conciliación

Landau, Santiago 5 de diciembre de 2021

El 29 y 30 de noviembre se celebraron las audiencias ante la 3ª Sala de la Corte Suprema sobre el proyecto minero y portuario Dominga. La audiencia fue transmitida en vivo.

Cronología

Es difícil, en el interminable ciclo de Dominga, estar al tanto de lo que está en juego:

- En 2017, tanto la Comisión de Evaluación de Impacto Ambiental de Coquimbo como el Comité de Ministros rechazaron el proyecto minero y portuario Dominga por considerar que el proyecto no contemplaba adecuadamente las condiciones del ecosistema marino y, por tanto, subestimaba el impacto sobre uno de los ecosistemas más biodiversos de toda la corriente de Humboldt.

- La empresa Andes Iron interpuso un recurso contra estas decisiones ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta y se le dio la razón.

- El grupo de demandantes, la ONG Oceana, la asociación profesional de pescadores y mariscadores (Los Choros), las comunidades indígenas de los Changos y los habitantes de la comunidad de La Higuera, impugnaron esta sentencia ante la Corte Suprema. El tribunal dictaminó en 2019 que los rechazos a nivel regional y ministerial eran legales, rechazando los argumentos de la empresa. La Corte Suprema devolvió el litigio al Tribunal Ambiental de Antofagasta y le pidió que evaluara a fondo el impacto ambiental del proyecto, algo que, según los abogados del grupo de demandantes (véase más arriba), no se había hecho.

- En 2020, el litigio volvió a ser atendido y resuelto por el Tribunal Ambiental de Antofagasta. Sin embargo, la sentencia no se publicó hasta el 16 de abril de 2021. El Tribunal de Medio Ambiente no atendió la petición del Tribunal Supremo de examinar a fondo los impactos, sino que ordenó una nueva votación en la Comisión Regional de Evaluación Ambiental (COEVA).

- El grupo de demandantes (véase más arriba) interpuso un nuevo recurso contra esta decisión ante la Corte Suprema.

- Incluso antes de que la Corte Suprema decidiera y para asombro de todo el país, la Comisión Regional de Evaluación Ambiental aprobó el proyecto minero y portuario Dominga de la empresa Andes Iron el 11 de agosto de 2021 con 11 votos a favor y uno en contra (ver también "No al ecocidio - #NoaDominga“ https://sphenisco.org/es/.

Desde entonces, se han presentado unos 30 recursos contra esta decisión, tanto por parte de personas físicas como de diversas asociaciones, entre las que se encuentran los sindicatos de pescadores, Alianza Humboldt, así como ONGs tales como Oceana.

Audiencias

El primer día de la audiencia, el grupo de demandantes presentó sus alegatos. Exigieron 1. el rechazo definitivo del proyecto Andes Iron, 2. pidieron a la Corte Suprema que declare la ilegalidad del fallo del Tribunal Ambiental de Antofagasta, así como 3. que confirme el rechazo del proyecto Andes Iron y ponga así fin a la disputa legal que ha durado más de cuatro años.

El segundo día, Patricio Leyton, abogado de Andes Iron, explicó que habían llegado a la conclusión de que lo mejor sería construir sólo uno de los puertos en el municipio de La Higuera. De este modo, se podría conciliar el desarrollo económico y el medio ambiente. El año pasado, la empresa ya había sorprendido con la propuesta de no construir su propio puerto por razones de rentabilidad si la Compañía Minera del Pacífico (CMP) construía el puerto "Cruz Grande". En ese caso, y si fuera posible que Andes Iron compartiera esta infraestructura, estarían dispuestos a renunciar a la construcción de un puerto de carga. Además, el abogado Leyton ofreció otras opciones para resolver el conflicto. Por ejemplo, Andes Iron está dispuesta a entregar todos los permisos al Estado chileno o a considerar otras alternativas de pacificación.

Patricio Leyton subrayó en su alegato que el objeto del litigio era una iniciativa minera y no una iniciativa portuaria. Y que, a pesar de ello, las objeciones de la parte contraria se dirigían principalmente contra la terminal marítima. Destacó que el proyecto estaba bien calificado por numerosos dictámenes técnicos y científicos de los sectores público y privado.

Carlos Claussen, representante de la asociación minera de La Higuera, dijo que el "puerto es sólo un suplemento" y su uso, mínimo. Además, indicó que la reserva natural estaba a más de 20 kilómetros y por allí sólo pasaba un barco a la semana. Según sus declaraciones, este barco viajaría a una velocidad mucho menor que los miles de barcos que actualmente utilizan la ruta cada año.

El sindicato de pescadores artesanales de Totoralillo Norte declaró su interés en el proyecto y solicitó que se dictaminara si éste cumplía con las normativas.

En lugar de anunciar una fecha para el fallo, el Tribunal sorprendió dictaminando que a mediados de enero de 2022 el conflicto sería resuelto por un acuerdo entre las partes.

Evolución y resultados

El desarrollo y el resultado de la audiencia son desconcertantes, plantean interrogantes y no pueden dejar de comentarse:

- Tras conocerse que en la mina Dominga no se puede extraer mineral de hierro y cobre de forma rentable, surge la pregunta: ¿para qué quiere Andes Iron utilizar el puerto junto con la Compañía Minera del Pacífico (CMP)? (véase: "Dominga": el gran engaño - El Patrimonio Natural Mundial es objeto de especulación https://sphenisco.org/es/.

- El abogado de Andes Iron subraya que la solicitud del proyecto está bien fundamentada por los dictámenes de los expertos. Esto es exactamente lo que la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo y el Comité de Ministros habían visto de manera diferente en 2017 y la razón por la cual desestimaron el proyecto Dominga. La Corte Suprema había compartido esta evaluación y pidió al Tribunal Ambiental de Antofagasta que examinara a fondo los impactos reales del proyecto en el medio ambiente. Sin embargo, el tribunal no atendió esta petición cuando llamó a nueva audiencia y formuló su decisión en 2020/2021.

La cuestión controvertida es si fue legal que se rechazase el proyecto por no tener suficientemente en cuenta las condiciones de un ecosistema sensible. En lugar de evaluar finalmente el proyecto teniendo en cuenta el medio ambiente, o de hacerlo evaluar, Andes Iron ofrece conceder al Estado los permisos adquiridos ilegalmente en disputa. Pero los peligros para el archipiélago de Humboldt no se reducen si es el Estado quien construye el puerto y se dedica a ocultar el problema al más alto nivel.

- El representante de la asociación minera local también se niega sistemáticamente a tomar nota de las condiciones reales: Correcto, Sr. Claussen, el Santuario Nacional de Pingüinos de Humboldt está a unos 20 kilómetros de la ruta prevista. Sin embargo, esto no significa que el proyecto previsto no tenga ningún impacto en la zona protegida. El Sr. Claussen también ignora el hecho de que este ecosistema único también incluye islas que aún no están protegidas y que se encuentran directamente en la ruta. Según el recuento actual encargado por SPHENISCO, en una de ellas, por ejemplo, en la pequeñísima isla de Tilgo se reproducen 600 parejas. Es decir, 6 veces más que en años anteriores. En contra de lo que espera la asociación minera, los pingüinos no se reproducen exclusivamente en zonas protegidas.

También hay una diferencia significativa entre los barcos de pesca y los de carga. Los barcos de pesca operan a nivel local y, por tanto, no introducen especies invasoras. Aunque sus emisiones también deberían reducirse, no se producen de forma adicional como sí lo hacen las emisiones de los buques de carga. En caso de posibles accidentes, la carga de los pescadores no supone ningún riesgo, pero el mineral de hierro y el cobre de los cargueros suponen un riesgo considerable para el ecosistema marino.

- Los pescadores de Totoralillo Norte están asestando una puñalada por la espalda a los pescadores de los demás pueblos costeros. No está claro qué intereses les guían y por qué no les basta con la constatación de la Corte Suprema de 2019 de que la evaluación de impacto ambiental no consideró suficientemente las condiciones del ecosistema.

- Así pues, la Corte Suprema quiere que las partes lleguen a un acuerdo y que el Tribunal no tenga que decidir. Pero con la naturaleza no se puede negociar, ni tampoco pedirle una conciliación. ¿Estará de acuerdo con 10% más o menos de destrucción??

 

G. y W.K.

traducido por Verónica Abrego

 

Fuentes

Diario Financiero, (impreso y online)

Diario El Mostrador (online)

Alianza Humboldt, comentarios personales

10% mas 10% mas 10% mas
   
© SPHENISCO

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.