No a la catástrofe social y ecológica!

No,

a las instalaciones de las termoeléctricas de carbón en la comuna La Higuera, norte de Chile!

Si,

a la conservación de la costera marina Choros/Damas, que tiene una biodiversidad única en el mundo!

Si,

al derecho de los habitantes para vivir en un medio ambiente sin contaminación!

Si,

a los puestos de trabajo en la pesca, en la agricultura y en el turismo!

 

En la cuarta Región las instalaciones de centrales termoeléctricas presentan amenazas para la vida de los pueblos y para la biodiversidad de esta región. Empresas chilenas y multinacionales tienen la intención de instalar 4 plantas termoeléctricas a unos 70 km al norte de La Serena.

 

Empresa

ubicada

Combusti ble fósil

productividad

 

Barrick (canadiense)

Punta Colorada

petróleo

32 MW

aprobado

SUEZ (franco belga)

Punta Barrancones

10 km al norte de Chungungo

carbón

540 MW

solicitado

„Sistema del Impacto Ambiental“(SEIA)

CODELCO (chilena)

Totoralillo Norte

10 km al sur de Chungungo

carbón

800 MW

retirado del „Sistema del Impacto Ambiental“(SEIA)

CMP (chilena)

Chungungo

carbón

300 MW

solicitado

„Sistema del Impacto Ambiental“(SEIA)

 

 

 

El proyecto de la empresa Barrick en Punta Colorada ya fué aprobado por el Gobierno Regional sin conocimiento y participación de los ciudadanos de la Comuna La Higuera, en especial del pueblo de Punta Colorada. Contra los proyectos en Punta Barrancones, Totoralillo y Chungungo, los habitantes de la región, muchas autoridades relevantes, así como ambientalistas de todo el mundo, han hecho objeciones considerables. Ya que Codelco no podía restar importancia a esas observaciones, la empresa retiró su proyecto del Sistema del Impacto Ambiental (SEIA) el 17 noviembre de 2008.

Aún después de 2 años, los Estudios al Impacto Ambiental de las empresas SUEZ Energy y Compañía Minera del Pacifico (CMP) no lograron demostrar la compatibilidad ecológica y social de las termoeléctricas planeadas. Los habitantes de los pueblos en la costa temen las consecuencias sanitarias destructivas debido a las emisiones tóxicas de las termas, al igual que la destrucción de la base existencial de su vida. Las termoeléctricas afectarían la pesca, la agricultura y el turismo, y consiguientemente exterminarían incontables puestos de trabajo. Además, desvalorizarían los bienes de la gente, es decir los terrenos y propiedades. Hasta ahora la empresa SUEZ Energy no ha podido restar importancia a esos temores, ni a las objeciones hechas por las autoridades relevantes contra el proyecto en Punta Barrancones. Incluso, la Subsecretaría Marina y el Ministerio de Defensa rechazaron la solicitud de la concesión del uso del borde costero presentado por SUEZ Energy. Esa concesión es indispensable para la construcción de puertos de desembarque de carbón y para el uso del agua marina durante la operación de las termoeléctricas. Juntos con los habitantes de la Comuna La Higuera, ambientalistas de todo el mundo están muy preocupados frente a la amenazadora destrucción de un ecosistema que es único en el mundo con respecto a su productividad y biodiversidad. Por eso, ya en el año 2008 muchas organizaciones internacionales mandaron cartas a la Sra. Presidenta, Michel Bachelet y a las autoridades relevantes para que detengan la catástrofe ecológica y social.

Desde el año 2007, las autoridades relevantes y diversos científicos de las Universidades de Coquimbo y Valparaíso, han emitido su opinión sobre las termoeléctricas planteadas.

(los informes de las Universidades de Coquimbo y de Valparaíso véase más adelante)

Los informes concluyen que esos proyectos tienen efectos negativos en los ámbitos social y ecológico, a la vez de no ser razonables en el sentido macroeconómico.

Los mismos analizaron dichos efectos, como sigue:

 

Eficiencia y Efectividad

Por cierto, la política y la economía chilena enfatizan la necesidad energética del país, pero hasta ahora no se orientaron a la eficiencia, ni a la posibilidad de ahorrar energía.

Las tres termas polémicas no serían necesarias, si las respectivas minas de cobre, para las que se produce la energía, disminuyeran su consumo energético solo en el uno por ciento.

El uso previsto de todas las termoeléctricas planteadas es la generación de electricidad.

La generación combinada de calor y de electricidad no ha sido proyectada, ni es posible hacerlo en los emplazamientos planificados. El rendimiento energético proyectado de las termoeléctricas planteadas no supera el índice del 50%, lo que denota un rendimiento muy bajo en relación a los óptimos establecidos para instalaciones similares.

 

 

Impacto marino

El proyecto de tres termoeléctricas está emplazado en el sector marino más productivo de la Región de Coquimbo, de modo de que si ocurriera algún tipo de impacto no previsto o algún accidente, se generarían consecuencias que serían mucho más dramáticas que si la termoeléctrica se instalara en algún sector menos productivo o más intervenido de la región.

En el sector costero, p.e. en el caso del recurso Loco (Concholepas concholepas), se produce el 60% del total de la producción regional. Esta alta productividad del sector, se debe a una combinación de factores. Por una parte el sector alberga uno de los dos focos de surgencia (que genera una alta productividad primaria). Luego, por su topografía, por una parte, se genera la llegada de larvas desde el resto de la costa de la región y luego, una gran retención de estas larvas. La combinación de los dos procesos mencionados (llegada de larvas y retención de larvas) tiene como consecuencia una gran intensidad de reclutamiento en un sector de alta productividad primaria (por la surgencia), lo que tiene como resultado una gran producción de mariscos y pescados en el sector.

El proyecto de las tres termoeléctricas, está emplazado “corriente arriba" de la única Reserva Marina que existe en la Región de Coquimbo (Reserva Marina Islas Choros y Damas) y de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, las cuales albergan a su vez la principal Reserva del Pingüino de Humboldt que existe en el mundo. Cualquier impacto no previsto o algún accidente, puede tener consecuencias ambientales y mediáticas insospechadas.

Las Reservas Marinas Islas Choros y Damas y la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, albergan el 80 % de la población del Pingüino de Humboldt (spheniscus humboldti) en su habitat natural. Esta especie está en categoría vulnerable en la lista de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN, 2006) y en Appendix I de CITES y se encuentra protegida por la legislación chilena. Aparte de la importancia pesquera del sector, éste fue declarado Reserva Marina debido a su alta productividad, por ser representativa de la región de transición templada del sistema de la corriente de Humboldt, por ser el hábitat de numerosas especies emblemáticas y amenazadas (IUCN 2006) como el delfín nariz de botella (tursiops truncatus), el chungungo o nutria de mar (lutra felina), el yunco (pelecanoides garnoti), el piquero (sula variegata). También es un lugar de paso de varias especies de ballenas.

Esta reserva representa un 40% de la superficie de áreas marinas protegidas del centro y norte de Chile y por lo tanto, su contribución es importantísima para el objetivo de protección del 10% de los ecosistemas marinos acordado por el gobierno chileno en el marco del convenio de biodiversidad (CBD). Además es una reserva marina pionera para Chile, ya que cuenta con el primer plan general de administración para reservas marinas chilenas, el primer plan de negocios basado en actividades eco-turísticas de bajo impacto y que será utilizada como referencia para el establecimiento de futuras reservas en Chile.

Cualquier amenaza a las reservas aledañas significa poner en riesgo los objetivos de conservación de la biodiversidad y los compromisos internacionales adoptados por Chile.

Debido a la importancia extraordinaria de este ecosistema, actualmente se esta plantenado la ampliación de la reserva protegida de las islas Choros/Damas a través de la incorporación al mismo de otras islas importantes.

En el mes de marzo se ha iniciado la etapa central del “Conservation Measures Program“ (programa de medidas de conservación) en la Región de Coquimbo, norte de Chile, con la eradicación de especies invasivas. El objetivo de este programa es, conservar la flora y fauna en las islas Choros, Chañaral, Chungungo y Pájaros, a través de la eliminación de conejos y ratas. El proyecto se realiza por autoridades chilenas juntos con las universi-dades de Coquimbo y La Serena, Chile, y la universidad de Santa Cruz, California, EE.UU., así como con la Fundación Island Conservation, EE.UU..

La subsiguiente etapa del programa considerá el monitoreo de los resultados de la eradicación, durante 7 años. Nunca antes se ha realizado en Chile un programa de protección con este objetivo y de esta magnitud. Los costos del proyecto suman en total cerca de un millón de dólares.

La construcción de las termoeléctricas planteadas pondría en riesgo a estos planes e inversiones, así como amenazaría los objetivos de la conservación de la biodiversidad.

La planta termoeléctrica “Barrancones” de la empresa SUER Energy absorberá 80.000 m3/s (metros cúbicos por hora) de agua de mar para su sistema de refrigeración, desulfurización etc. Esto significa que en un año usarán una cantidad aproximada de 698.180.760 m3. La planta ingresará agua superficial del sector, rico en producción primaria, con huevos y larvas de mariscos y peces, los cuales no sobrevivirán el paso por la planta termoeléctrica, a raíz de las altas temperaturas, la exposición a la presión hidrodinámica por el flujo comprimido dentro de las cañerías, y al uso de sustancias químicas (por ejemplo anti-incrustantes). El agua que saldrá de la planta hacia el mar tendrá una temperatura aproximadamente 10°C más alta que el entorno. El agua de las plantas termoeléctricas se captará y se devolverá dentro de un Área de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB). Esta es un área protegida que cae dentro de la categoría IV definida por la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN).

 

 

Contaminación

Las plantas termoeléctricas fueron proyectadas con tecnología anticuada. No disponen de un sistema de refrigeración moderno ni de la instalación de filtros modernos para minimizar/reducir los destructivos impactos medio ambientales. Las emisiones de las centrales y los depósitos de los residuos en la fase de operación causarán la alteración dramática de la fauna y flora y la destrucción del ecosistema. Se utilizará combustible fósil, carbón. En consecuencia habrá emisiones de anhídrido carbónico, dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, cenizas volantes y sólidas etc. que contaminarán las aguas superficiales y subterráneas, el aire, el suelo, la costa, el mar, aún a considerables distancias del lugar de emanación.

Además la empresa tiene la intención de construir puertos de desembarque de barcos de gran tonelaje, de hasta 120.000 toneladas, con canchas de almacenamiento de carbón. Posibles derrames de petróleo derivados del continuo transito y recalada de buques afectarían a los ecosistemas de las Reserva Marina Islas Choros-Damas, la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y áreas de manejo (AMERB) aledañas.

 

Impacto social

 

La gente de la región será afectada: los pescadores artesanales, buzos mariscadores, agricultores (huertos de olivas), crianza caprina y la gente que vive del turismo. La destrucción del ecosistema quitará sus fuentes del ingreso, sus áreas tradicionales de trabajo. La contaminación amenazará su salud.

Incontables puestos de trabajo están en peligro de exterminación. Además, los impactos de las termas desvalorizarían los bienes (terrenos y propiedades) de la población. Mucha gente perdería su base de vida. En vista de esos efectos destructivos, la creación de aproximadamente 10 puestos de trabajo para obreros calificados prometida por la empresa suena un tanto cínico.

Los pobladores de la Comuna rechazan enérgicamente la instalación de cualquier central termoeléctrica en la zona que es muy sensible y vulnerable. Reclaman “El derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Es deber del estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza” (Art.19, inciso No.8, CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE CHILE). Esto significa que centrales termoeléctricas en otros lugares también tienen que ser construidos compatibles con el medio ambiente.

 

 

 

Rosa Rojas Guala Gabriele Knauf

Presidenta Presidenta

Movimiento en Defensa del Medio Ambiente SPHENISCO

( MODEMA ) -Conservación del Pingüino de Humboldt-

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.modema.bligoo.com www.sphenisco.org

 

Los informes cientificos:

 

  • „Observaciones EIA Termoeléctricas – Farellones“, Universidad Valparaiso, Centro de Investigación EUTROPIA, 26 octubre 2007

 

  • „Observaciones al Estudio Ambiental (EIA) emitido por la Empresa Termoeléctrica Farellones“ , Universidad Católica del Norte Coquimbo, Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA), 28 noviembre 2007

 

  • „Análisis de los Potenciales Efectos Ambientales de la Operación de Proyectos Termoeléctricas en Ambientes Marinos de la Cuarta Región. Informe Final., Universidad Católica del Norte Coquimbo, Departamento Biología Marina, noviembre 2008

 

  • „Observaciones. Informe: „Análisis de los Potenciales Efectos Ambientales de la Operación de Proyectos Termoeléctricas en Ambientes Marinos de la Cuarta Región. Informe Final. Nov 2008. , Centro de Investigación EUTROPIA , Universidad Valparaiso, 26 enero 2009

 

 

 

 

   
© SPHENISCO

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.