Valor cívico

Visitando a los defensores del medio ambiente en la comunidad La Higuera, en el Norte de Chile

Punta de Choros, 17 de enero de 2010.

ZivilcourageApenas son tonos de gris, el mar y también las Islas Choros y Damas. Un nuevo día. La quietud embarga nuestra cabaña, sólo el Pacífico arrulla la costa. Ayer en Punta de Choros todo hacía pensar en vacaciones. Un sol pleno, restaurantes que ofrecen los frutos del mar, reineta, congrio, locos ..., turistas alegres de vuelta de la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt, deportistas buceadores y buceadoras en la escuela de buceo, pequeñas casitas colmadas de flores arrumadas unas a otras, el inesperado paraíso en el desierto.

 

En pocas horas encontramos sorprendentemente tantas personas simpáticas: Jan, Jose, Silvia, Gabriel, Yvonne, sus familias y naturalmente Rosa, nuestra anfitriona. Un cafecito aquí, un zumo allá, el más delicioso almuerzo de las manos de la dueña de casa, un paseo por playas infinitas, desiertas, no cabe duda, nos encontramos en un pequeño paraíso.

Este pequeño paraíso está en juego, las simpáticas personas son luchadoras. Luchan contra los planes de consorcios poderosos: Codelco, Suez Energy, Compañia Minera del Pacífico (CMP), que pretenden emplazar tres centrales termoeléctricas en su comunidad. Se han organizado, hecho peticiones, manifestaciones, han dado entrevistas, etc., etc. Se han convertido en un movimiento civil compuesto por grandes, pequeños y los más pequeños empresarios, pescadores, jubilados, campesinos, jóvenes sindicalistas, gente de derecha y de izquierda, todos son parte de MODEMA. Muchos se despiertan por la mañana, como nos comenta Jan, pensando en la amenaza a su sustento. Así se despiertan, pensando en cómo rescatar su paraíso en peligro, un hotspot de la biodiversidad, uno de los lugares biológicamente más ricos y a la vez más amenazados del planeta. Y pensando en cómo protegerlo también se acuestan, desde hace ya más de tres años. Jan, Gabriel y otros amigos de Modema recibieron mensajes de amenza de muerte directamente a sus móviles. El miedo los paralizó, de un golpe dejaron de sentirse seguros. Pero resistieron y presentaron las denuncias. Suez Energy se distanció de las amenzas de muerte. Actualmente se conoce el móvil del que provinieron las amenazas: pertenece a una señora de Los Hornos. Ella, sin embargo, dice no haber enviado el mensaje, ¿tal vez haya sido su hijo? ¿tal vez su hija?  No hay forma de probarlo. La amenaza sigue en el aire, pero el movimiento civil logró nuevas fuerzas. Abogados ambientalistas expertos en derecho internacional (Environmental Defender Law Center) defenderán su causa sin cobrar honorarios. Aunque a Los Hornos ha llegado dinero, según dicen. Aunque desde entonces también haya quienes defiendan las termoeléctricas. Los defensores y los detractores de las termoeléctricas se enfrentan hoy por hoy cara a cara. ¿Es justo que una empresa destruya activamente la paz social?

Al principio, la mayor parte de los habitantes de la comunidad de La Higuera no sabía qué era la contaminación ambiental. Aunque se tratara de aclarar sus efectos, las explicaciones eran infructuosas y parecían extenuarse en las meras palabras, poco tangibles, demasiado abstractas. Hoy cada vez son más quienes conocen los nombres de las termoeléctricas que han contaminado otras comunidades chilenas, Las Ventanas, Los Robles, Huasco ...  algunos hasta han hablado con personas de estos lugares o han intercambiado mensajes por correo electrónico. Ahora ven películas que muestran cómo el humo oscurece al sol, cómo las plantas se afixian por el hollín y el polvo del carbón y no cierran los ojos cuando el agua se tiñe de negro. Décadas de contaminación han desvastado pueblos y paisajes chilenos, al igual que una guerra.

Ayer por la tarde se han reunido con motivo de nuestra visita, la visita de Sphenisco. Cuatro personas que se respetan y valoran, que hablan respetuosamente entre sí y de otros y que se entregan a su tarea. La buena noticia de la tarde es que el ministro de defensa confirmó su negativa frente a la construcción de las termoeléctricas. Así se desbarató la intención de Suez Energy de influir sobre la decisión de la Subsecretaria de Marina en su informe del 12 de noviembre pasado. Sin la concesión de la Marina, la empresa no puede recurrir al agua del Pacífico para enfriar las termoeléctricas y devolverla calentada al mar, ni tampoco puede desembarcar el carbón frente a sus costas. En el caso de obtener un permiso para las obras de construcción de parte de los funcionarios pertinentes, Suez Energy podría construir una termoeléctrica pero nunca podría ponerla en marcha. Una enorme victoria para la sencilla gente de La Higuera, en la antesala de las elecciones presidenciales.

Cuando al atardecer el sol se esconda detrás de la Isla de Choros, para algunos de nosotros se acabará un día de trabajo, para otros, uno de descanso. En Chile culmina en todo caso un día de elecciones. Si gana Sebastián Piñera, cambiarán a todos los niveles los funcionarios responsables. Entonces Rosa, Jan y todos los demás han de volver a comenzar su lucha desde el principio, bregando por convencer a las nuevas autoridades. A veces se les nota el cansancio, pero que no quepa duda, seguirán luchando.

Werner Knauf  ( traducido por Verónica Abrego )

   
© SPHENISCO

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.