El mas nuevo

  • Vie
    Jun
    18
    2021
    107 visto
    Sphenisco kurz April-Mai
    There is no translation available for this article. Article in German. No hay traducción disponible para este artículo. Artículo en alemán.Sphenisco kurz April-Mai+++Sphenisco kurz April-Mai+++Sp...
  • Dom
    Jun
    06
    2021
    219 visto
    Investigación para la supervivencia
    Investigación para la supervivencia Landau, 4 de junio de 2021. ¿Cuántos pingüinos de Humboldt quedan en Chile? ¿Se reproducen con éxito? ¿Dónde encuentran suficiente comida? Preguntas sin respuesta...
   

¿Comercio libre, comercio justo?

Unión Europea y Chile planean nuevo tratado

Landau, 2 de enero 2021.

A fines del año pasado, las emisoras Deutsche Welle y Deutschlandfunk informaron sobre el tratado de libre comercio que se está negociando actualmente entre Chile y la Unión Europea. Este artículo es un resumen de ambas noticias.

El objetivo del nuevo tratado es unir más ambas zonas económicas, y seguir disminuyendo las barreras del comercio. Bajo el tratado actual, de 17 años de antigüedad, se ha duplicado el comercio entre ambas zonas. Chile exporta casi exclusivamente materias primas de minería como cobre y litio, y productos agrícolas como celulosa, paltas (aguacates), arándanos, vino, nueces y salmón. La Unión Europea en cambio entrega productos elaborados como vehículos, aviones, medicamentos y productos químicos. Las empresas europeas, las cuales aportan aproximadamente un tercio de todas las inversiones directas desde el extranjero en Chile, invierten sobre todo en los sectores energía, minería e infraestructura.

Este proyecto produce críticas en ambos lados. Por un lado, se señala que el tratado profundiza la dependencia de la economía chilena de la exportación de materias primas, evitando el desarrollo de industrias propias como por ejemplo la producción de baterías de litio. Por otro lado, este comercio tan enfocado en algunos pocos productos agravará los problemas en Chile: La agroindustria con sus monocultivos y creciente uso de agroquímicos agudiza la sequía y pone en peligro la biodiversidad, y la minería aumenta el daño ambiental con aguas contaminadas.

En el tratado planeado, la Unión Europea y Chile se comprometen con el Acuerdo de París dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Ambos lados prometen respetar también las normas fundamentales de trabajo de la Organización Internacional del Trabajo, donde está la Convención 169 para la protección de los pueblos indígenas. Sin embargo, no hay sanciones previstas en caso de incumplimiento de las normas; en la práctica no son justiciables. Los damnificados no pueden presentar demandas; lo tendría que hacer el estado, y este generalmente no lo hace. Esa es la razón por la cual el parlamento europeo rechazó en octubre el tratado Mercosur que la Unión Europea quiere firmar con Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil. Son promesas sin consecuencias acerca del desarrollo sostenible, palabras que no se pueden cobrar, mientras siguen ardiendo las selvas del Amazonas, para nombrar un ejemplo.

Los grandes consorcios, en cambio, serán protegidos efectivamente. Podrán exigir indemnización en una corte de inversiones, cuando sus ganancias sean afectadas por decisiones políticas. Eso podría ser el caso por ejemplo si una nueva constitución protege más a los trabajadores y al medio ambiente que la actual, o si determina que los recursos naturales como el agua vuelven a ser bien común. Los análisis críticos señalan una dinámica peligrosa en este tipo de jurisdicción. Ya tan solo la amenaza de una demanda por daño de inversión puede tener como consecuencia que Chile desista de instalar reglamentos necesarios para la protección de los trabajadores, la salud y el medio ambiente. Existe el peligro que el estado se remodele pare beneficio de los inversionistas extranjeros, dejando desprotegidos a los ciudadanos cuyos intereses son distintos a los de los inversionistas.

Chile y la Unión Europea quieren cerrar el tratado lo más pronto posible, para evitar las complicaciones que podrían surgir a través del proceso constituyente. Las protestas del 2019 mostraron que la mayoría de la población quiere más justicia social, y más protección de la salud y del medio ambiente. El enfoque que privilegia los intereses de los empresarios no va con eso. El „Green Deal“ (Trato Verde) europeo habla de „economía sostenible“, de „colaboración internacional para mejorar los estándares ambientales a nivel mundial.“ El tratado planeado, evidentemente no persigue estos objetivos.

 

W.K.

 

Traducido por Barbara Müller

 

Fuentes:

Sophia Boddenberg, EU und Chile - Freihandelsabkommen mit bedrohlichen Folgen, Deutschlandfunk 25-12-20 https://www.deutschlandfunk.de/eu-und-chile-freihandelsabkommen-mit-bedrohlichen-folgen.697.de.html?dram:article_id=489881 Sophia Boddenberg, Loreto Contreras und Maria Cariola, Freihandelsabkommen EU-Chile: Chance oder Hindernis?, Deutsche Welle 02-11-20 https://www.dw.com/de/freihandelsabkommen-eu-chile-chance-oder-hindernis/a-55474573

Sophia Boddenberg, EU und Chile - Freihandelsabkommen mit bedrohlichen Folgen, Deutschlandfunk 25-12-20
https://www.deutschlandfunk.de/eu-und-chile-freihandelsabkommen-mit-bedrohlichen-folgen.697.de.html?dram:article_id=489881

 

Sophia Boddenberg, Loreto Contreras und Maria Cariola, Freihandelsabkommen EU-Chile: Chance oder Hindernis?, Deutsche Welle 02-11-20
https://www.dw.com/de/freihandelsabkommen-eu-chile-chance-oder-hindernis/a-55474573

 

¿Comercio libre, comercio justo? ¿Comercio libre, comercio justo?
   
© SPHENISCO

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.