La Dama de la Justicia ¿ciega e imparcial o dando tumbos en la oscuridad?

La Serena, Landau, 21 de marzo de 2018.

JustitiaRecordamos. Sphenisco y los ambientalistas chilenos han llamado reiteradamente la antención sobre las irregularidades en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto Dominga (empresa Andes Iron) e incluso han demandado que se instale una comisión parlamentaria que investigue el caso. El parlamento se hizo eco de esta petición e investigó las irregularidades, los errores y las deficiencias en la evaluación del proyecto Dominga. Nuestra colega Nancy Duman expuso nuestra posición frente a la comisión parlamentaria con los siguientes argumentos:

  1. El solicitante (Nota: Andes Iron) presenta un proyecto que no cumple con los requisitos legales mínimos para poder ser evaluado.
  2. Durante el proceso, se ignoran las observaciones de los organismos estatales medioambientales competentes.
  3. El documento presentado y sus textos adicionales o adendas no proporcionan información suficiente para hacer una evaluación correcta.(Nota: no se tienen en cuenta ni los efectos sobre la Reserva Nacional ni sobre el tráfico de embarcaciones)
  4. Por esta razón, el SEA tendría que haberse manifestado en contra y no a favor del proyecto.
  5. La comisión votó sin haber evaluado todos los aspectos.
  6. No se tuvieron en cuenta ni conocimientos científicos ni investigaciones referidas a la importancia del archipiélago y la zona costera de La Higuera, ni tampoco se recurrió al dictamen de peritos científicos.”(cp. el informe del 15 de mayo de 2017)

Cabe preguntarse entonces: ¿Quién influye de forma tan masiva para provocar semejante negligencia? ¿Quién actúa en la oscuridad y hace pesar su influencia para que el SEA apruebe el proyecto Dominga sin suficientes argumentos razonables?

Para la sorpresa de todos, la comisión de medio ambiente del gobierno regional en Coquimbo rechazó el pasado año el proyecto Dominga con su puerto en Totoralillo Norte. La empresa Andes Iron se opuso al rechazo y se amparó en el comité ministerial. Sin embargo, el comité ministerial confirmó la decisión del gobierno regional y Andes Iron elevó entonces una protesta al Tribunal Ambiental. La empresa argumentó que la decisión había sido tomada de forma irregular y debido a influencias políticas, sin contemplar los resultados de la evaluación de impacto ambiental del  SEA (Servicio de Evaluación Ambiental). Para quienes quieran profundizar sus informaciones al respecto, sírvanse consultar en estas páginas los informes del 9 de marzo y del 22 de agosto de 2017.

Se tramita entonces la demanda de Andes Iron contra SEA frente al nuevo Tribunal Ambiental de Antofagasta. Los abogados de la ciudadanía son coadyuvantes, pero no tienen dercho de voto. El Tribunal, además de ser nuevo, parece estar dispuesto a hacer innovaciones. Así, los tres jueces sorprendieron a todos visitando el predio personalmente. En el mes de febrero, viajaron durante tres días por los pueblos costeros de La Higuera, recorrieron la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y no solo hablaron con las autoridades, sino también con representantes de los pescadores y de la sociedad civil. Entonces dieron un paso igualmente inusual en el marco de un proceso frente al Tribunal Ambiental e hicieron una propuesta que causó otra vez gran asombro: propusieron concluir el conflicto con una conciliación y pidieron a las partes comprometidas que se pronunciaran al respecto. El SEA (con su anterior director) resolvió remitir la declaración a manos del nuevo director, sin dejar de escribir antes al tribunal diciendo que desde su punto de vista no era posible en este caso hacer un acto de conciliación y que este tipo de resoluciones era dañina para las instituciones estatales. Hizo hincapié en que se trataba de una acusación de irregularidades en un proceso estatal de autorización y que en este caso no se podía hacer un acto de conciliación sin dañar la credibilidad del Estado. La nueva dirección del SEA y la nueva ministro del Medio Ambiente, Marcela Cubillos,expresaron su conformidad con la posición ya expuesta por el director anterior. El Tribunal dispone ahora de un plazo de 30 días para manifestarse al respecto, su veredicto se espera en el mes de abril. Actualmente nadie atina a pronosticar cómo se resolverá el conflicto.

W.K.

Traducido por Veronica Abrego

Justitia Justitia Justitia

   
© SPHENISCO