Sphenisco en la comisión investigadora

Valparaiso el 15 de mayo 2017.

ComisionMuy Buenas Tardes. Agradezco a los señores parlamentarios integrantes de la Comisión Investigadora la invitación y el reconocimiento implícito al trabajo de nuestra organización.
Quiero partir solicitando a todos los presentes que borremos de nuestro pensamiento y exteriorizaciones la catalogación “Los que están en contra y los que están a favor del proyecto Dominga”. 
Referirse de esta manera a la problemática que envuelve el proceso de evaluación de este EIA Proyecto Minero Portuario Dominga, es obviar el tema de fondo, es banalizar el tema.
Por tanto, asisto a esta sesión con la intención de exponer lo que realmente es preocupante y cuyas consecuencias nos puede afectar como región, como país.
La pregunta de fondo es si ¿la legislación e institucionalidad ambiental vigente garantiza un proceso de evaluación real y objetivo? o es que ¿no se estaría cumpliendo con la Ley y normativa ambiental?
En este sentido debo recordar que el objetivo de la constitución de esta CEI es investigar “irregularidades, errores y vicios que fueron denunciados por diversas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas por nuestra organización.

¿Cuál es a nuestro juicio la principal “falencia” del proceso de evaluación del proyecto Dominga?
No haber acogido las observaciones de los organismos técnicos con competencia ambiental, en particular los formulados por Sernapesca y Conaf, en diversas etapas del proceso, vale decir cuando evaluaron el Estudio y posteriormente sus Adendas.
 Estos servicios observaron en su debido momento la necesidad de incorporar dentro del Área de Influencia del proyecto   la Reserva   Marina Choros-Damas y la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt. 
Asi lo indica Sernapesca  respecto del EIA, pag 2 de su pronunciamiento se lee “Se solicita al titular reevaluar la generación de efectos, características y circunstancias definidas en las letras b) (efectos adversos significativos sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables) y d) (localización en o próximas a poblaciones, recursos y áreas protegidas, susceptibles de ser afectados, así como el valor ambiental del territorio  en que se pretende emplazar”, en virtud de que el emplazamiento del proyecto se encuentra dentro de un área de alta importancia bioecológica, con elevados niveles de biodiversidad y productividad ampliamente documentados por literatura científica, y en la que desarrollan sus actividades de alimentación, reproducción y descanso especies emblemáticas de conservación protegidas en las Reservas..”
Por su parte Conaf,  en la pag 1 señala en su primer pronunciamiento que en el  “… no se reconoce dentro de la zona de influencia impactos a las áreas protegidas … que los criterios que se utilizan para la identificación de proximidad, cercanía e influencia no dan cuenta de la importancia y de la adecuada protección que requieren los ecosistemas marinos y terrestres en los que se emplaza el proyecto, en el que se insertan los objetos de conservación específicos que motivaron la creación de las actuales áreas protegidas….”plantea “la necesidad de incluir a las áreas protegidas dentro de la zona de influencia y otorgar a las magnitudes de los impactos en el ecosistema  su correcta dimensión y desde ahí plantear los planes de seguimiento, mitigación, restauración y compensación que corresponden..”
Otras de las observaciones que no fueron acogidas oportunamente por el titular se refieren al tránsito de las naves  y el efecto sinérgico con otros proyectos similares (Puerto Cruz Grande a 5 km de distancia).
Tanto el titular como el organismo coordinador del proceso no acogen ni dan respuesta satisfactoria a esta solicitud. Nada se encuentra al respecto ni en las actas del comité técnico ni los icsaras.
Si consideramos que el Área de Influencia, en palabras simples,  es el área de emplazamiento del proyecto y el área o espacio que puede verse afectado directa o indirectamente a través de las diversas actividades del proyecto,  o como se lee en el RSEIA se “es el área o espacio geográfico, cuyos atributos, elementos naturales o socioculturales deben ser considerados con la finalidad de definir si el `proyecto o actividad genera o presenta alguno de los efectos, características o circunstancias del artículo 11 de la Ley, o bien para justificar la inexistencia de dichos efectos, características o circunstancias.” Claramente, el estudio y sus adendas carece de información relevante o esencial , puesto que impide su correcta evaluación. (relevante, cuando no describen todas las partes, obras o acciones del proyecto o actividad sometida al SEIA, o sus distintas etapas. Carece de información esencial para su evaluación cuando, sobre la base de los antecedentes presentados, no es posible evaluar la presencia o generación de efectos, características o circunstancias  DEL ART 11 de la Ley, ni determinar si las medidas de mitigación, reparación y compensación propuestas  son adecuadas, así como los efectos del plan de seguimiento)
Carece de información relevante porque no incorpora la navegación de los buques, y carece de información esencial debido a la  subestimación del área de influencia y, por ende la falta de  una línea de base completa.
Lo menos que debió haber sucedido en esta etapa es haber acogido las observaciones de los servicios incorporándolas en los ICSARAS. Ya que no se podía suspender la evaluación porque en este caso aplica no aplica el nuevo reglamento sino el DS 95/2001 (RSEIA).
Una correcta definición del área de influencia conlleva a una correcta línea de base. * Y una correcta línea de base conlleva a una correcta identificación y evaluación de impactos
Recién en el ICSARA 3, el servicio coordinador incorpora casi textualmente las observaciones de Conaf y solicita al titular la ampliación del área de influencia, incluir la navegación de los barcos graneleros y hacerse cargo del efecto sinérgico de los proyectos.
¿Por qué recién ahora el SEA incorpora estos requerimientos? Porque en enero del mismo año (2016) el Comité de Ministros emitió un pronunciamiento a propósito de un recurso de reclamación interpuesto por la ciudadanía, que reconoce que debió haberse ampliado el área de influencia del proyecto Cruz Grande y haberse incorporado como parte del proyecto la ruta de navegación para su análisis y posterior verificación de que su diseño se adecue a la normativa vigente. Reconoce, además, el Comité de Ministros, que tal información deriva en que existe una interacción permanente entre la RNPH, los objetos de conservación de ésta y el proyecto. (Este es otro caso que amerita investigación o algún otro trámite, puesto que el Comité al parecer, excede sus competencia , rechaza la reclamación y reitera la RCA.)
Entonces, el SEA, toma este pronunciamiento y hace las exigencias a Dominga.
Para evaluar el Estudio , los servicios evaluadores disponen de 30 días, para evaluar las Adendas disponen de 15 días.  Las exigencias del ICSARA 3  dan origen a una Adenda 3 que significó por segunda vez modificaciones sustantivas al proyecto, lo cual generó un nuevo (el tercero) proceso de participación ciudadana. Los servicios disponen de menor tiempo para evaluar. No hay tiempo para preguntas y respuestas. El SEA instruye a los servicios pronunciarse para poder pasar a la etapa final.
Conaf mantiene sus observaciones, plantea la imposibilidad de ejercer sus funciones, no puede evaluar. Sernapesca, luego de haber reiterado explícitamente en el pronunciamiento de la Adenda 2 la solicitud de incorporar al Área de Influencia las áreas protegidas: la Reserva Marina Choros- Damas, deja de insistir, aun cuando el titular no da respuesta satisfactoria a esta demanda. ¿Qué pasa aquí? ¿Por qué este cambio?
 Esto lo observamos claramente, en la evaluación del proyecto Puerto Cruz Grande, sin explicación ni coherencia alguna, 3 de los 4 servicios que habían tenido un pronunciamiento en contra, cambian radicalmente su pronunciamiento y transforman sus observaciones/exigencias en condiciones. Solo Conaf mantuvo su pronunciamiento coherentemente guiado por el deber de acuerdo a sus funciones y … del estado
Volviendo a Dominga, Con la revisión del expediente en la plataforma, solo podemos constatar lo antes señalado; Sernapesca deja de insistir, omite o transforma observaciones no en condiciones.
Quizás para entender estos cambios de “conducta” se debieran investigar el conjunto de documentos intermedios que tienen los servicios /órganos que participan en la evaluación ambiental hacia sus jefaturas y autoridades respectivas. ¿Cuáles son los actos administrativos donde quedan las posiciones netamente técnicas de la evaluación?
Para llegar a esclarecer dónde están las falencias que se observan en este proceso de evaluación, no basta con escuchar y consultar a las jefaturas, una mayor rigurosidad requiere consultar a los que participan directamente de la evaluación, a los profesionales.
Continuando con la cronología de los acontecimientos en relación al proceso de evaluación, cuando todos; servicios, titular y ciudadanía estábamos convencidos que se convocaría a la comisión de evaluación a sesión para calificar el proyecto, el Sea publica un nuevo ICSARA, el nr 4, que da origen a la Adenda 4.
Lo que llama la atención de este ICSARA es que el SEA, deja fuera de la evaluación a Conaf, argumentando que sus observaciones no son de su competencia, no obstante que las mismas habían sido incluidas en el ICSARA anterior, el Nr3. Plop!
La lectura que hacemos entrelínea y, porque algo conocemos el sistema, es que “algo pasó”,….

Otro hecho, que imprime de debilidad al proceso de evaluación , es el hecho que los profesionales que están a cargo de la coordinación de la evaluación son funcionarios a contrata.

Finalmente, repecto a uno de los mitos de las evaluaciones ambientales de intentar de dar a entender que esta todo bien es sostener que ya “llevamos 3 años en evaluación”. Falso, solo 120 o , en este caso 170 dias, de los 180 estipulados por la Ley. Es decir , 5 meses y medio.
Al respecto, el segundo Tribunal Ambiental señalaba que “…al titular o proponente le asiste también la responsabilidad de presentar adecuadamente su proyecto al SEIA, de manera de colaborar no solo de buena fe, sino que de forma eficiente con la evalaución que del proyecto deba hacer el SEA. Un proyecto mal presentado corre el riesgo de ser defectuosamente evaluado, y eventualmente, mal revisado por la autoridad respectiva”. Segundo TB, 01.10.2013

Para Concluir:
1.El titular ingresa al sistema un Proyecto que no cumple con los contenidos mínimos exigibles por la Ley para poder ser evaluado
2.Que durante el proceso se ignoran las observaciones de los órganos del estado con competencia ambiental
3.Que se evalúa un estudio y adendas que no contiene la información adecuada que permita una evaluación correcta
4.Que la recomendación del SEA con el ICE debió ser para rechazo y no para aprobar
5.Que la Comisión de Evaluación, votó considerando todas los aspectos , en conciencia y
6.Que la Academia , es decir, la investigación, la información academica respecto de la importancia del archipiélago e islotes del borde costero de La Higuera fueron ignorados y no se requirió de su expertis como se hizo en otros procesos de evaluación.

Nancy Duman B.

   
© SPHENISCO